Etiqueta

viajar con niños

Viajes

Escapada de verano con niños, por la Costa Blanca

publicado pormibebemolon 22 julio, 2019 0 comentarios

Verano, mes de julio, fin de semana,
Benidorm, escapada con niños, … ¿Vacaciones?

Lo que a priori puede parecer no demasiado atractivo por la temporada y el poco tiempo en destino, os aseguro que puede convertirse en una experiencia inolvidable.

Hace un tiempo nos planteamos hacer esta escapada con los peques por la Costa Blanca. Nos encanta el norte de Alicante, así que decidimos probar e investigar opciones posibles «con los niños en la maleta».

Como nuestro objetivo era explorar la zona, pensamos que Benidorm era el destino perfecto para establecer el campamento base, y desde allí movernos.

Sin dudarlo ésta ciudad tiene muchos encantos, está perfectamente preparada para el turismo con una oferta inmensa de opciones para todos los públicos, pero creo que en mi experiencia, en esta época, hay demasiada gente lo cual puede obviar su atractivo.

Para alojarnos elegimos el Hotel Carlos I de Benidorm, el cual cuenta una buena ubicación. Nos hospedamos es una habitación cuádruple, con dos habitaciones y dos baños con ducha, un recibidor y una inmensa terraza. El hotel tiene dos piscinas, con solarium, cafetería y miniclub y hay diferentes opciones de alojamiento.

Desde allí empezamos a movernos por la zona y nuestra primera escapada fué Altea. Uno de mis rincones favoritos de la provincia de Alicante. La hemos visitamos muchas veces, pero nos hacía especial ilusión hacerlo con los niños. Además es un sitio que enamora, un pueblecito donde se respira mediterráneo por todos lados… ¡Eso si! Si la visitáis con carritos, os adelanto que debéis ir mentalizados de que es un lugar con cuestas, con carreteras empedradas y de difícil acceso, pero os garantizo que cuando subís al casco antiguo merece y mucho la pena.

En Altea nos os perdáis la heladeria «The Ice Cream Factory» donde una locomotora de tren os servirá un delicioso helado, ¡a los peques les encantó la experiencia!

Otro de los destinos que elegimos este fin de semana fue Villajoyosa o «La Vila Joiosa» que tiene una preciosa playa de arena con un paseo marítimo ideal para ir con los niños. Además es un pueblo muy pintoresco con sus famosas casitas de colores y sus maravillosas fiestas de Moros y Cristianos que están a punto de comenzar (son a finales del mes de Julio)

Sin dudarlo otro pueblo que visitar y conocer en familia. Si os animáis, aprovechad la ocasión para degustar un exquisito chocolate. La famosa marca alicantina «Valor» tiene su fábrica allí y será fácil encontrar un lugar para probarlo.

Después de la experiencia de este fin de semana nos hemos quedado con ganas de más… Denia, Jávea, Calpe son algunos de los destinos de nuestra lista… Y aunque viajar con niños no os negaré que tiene momentos estresantes y quizás limite en algunas ocasiones obligándote a improvisar sobre la marcha, os confieso que en este momento de mi vida me llena muchísimo mas viajes en familia, que hacerlo sin ellos. ¿No creéis que este tipo de viajes también nos ofrecen la posibilidad de conocer lugares increíbles que quizás no nos hubiéramos planteado?

By Esther Salamanca 💛🌿

Viajes

Pueblo acantilado, escapada familiar con encanto

publicado pormibebemolon 1 abril, 2019 0 comentarios

Este fin de semana hemos inaugurado la época de escapadas en familia que queremos hacer este año. Pueblo Acantilado fue nuestra primera elección.

Situado en Campello (Alicante), es un lugar precioso donde perderse y dejarse llevar por el encanto de cada rincón. Además su lugar estratégico brinda unas magníficas vistas y su ubicación en la provincia de Alicante asegura una climatología muy buena casi todo el año.

Hacia tiempo que nos habían hablado muy bien de este sitio, así que nos animamos a descubrirlo con los niños. Sabéis que viajar con ellos es una aventura diferente, los que no os habéis iniciado en ello, os animo a que lo hagáis valorando muy bien el destino al que vais y sobre todo, siendo muy conscientes de que viajáis con niños, es decir, todo puede suceder. De esta forma disfrutareis mucho más de la experiencia.

Cuando llegamos a Pueblo Acantilado lo que más nos llamó la atención fué la sensación de entrar en un cuento. Las casitas de colores, los jardines, las vistas, la paz que se respira, todo es súper bonito. Eso si, al estar en un acantilado la mayoría de calles son cuestas, por lo que os recomiendo que llevéis calzado cómodo y uséis vuestras sillas y carritos para los peques. Nos obstante tienen un «buggy» que podéis usar para los desplazamientos, sobre todo cuando vayáis cargados con las maletas.

El apartamento en el que estuvimos, la casita 11.1 era una suite premium. Veréis que en su web tenéis diferentes tipos de alojamientos, dependiendo del numero de personas y de la ubicación. Nosotros nos decantamos por ésta por las impresionantes vistas al mar. La sensación era que dormíamos en un barco pero sin movernos, ¡nos encantó a todos poder disfrutarlo!

El apartamento era amplio y tenía todo lo necesario para viajar con los niños: una cama enorme para nosotros, una cuna para Alba, una cama para Daniel con barreras de seguridad. El baño y la cocina estaban completamente equipados con frigorífico, microondas, ¡Hasta lavadora teníamos! Disponía de dos maquinas de aire acondicionado (con posibilidad de aire caliente) y os aseguro que hasta pasamos calor a pesar de que el primer día no hizo muy buen tiempo. Pero sin duda lo más impresionante son las vistas al mar, ¡parece que estás dentro del agua! ¡Una pasada! Si tenéis la suerte de poder disfrutarlo, os recomiendo que no os perdáis el amanecer.

¿Dónde comer?

Al alojarnos en un apartamento, el primer día (se nos hizo un poco tarde y estábamos cansados) optamos por ir a por unas pizzas al restaurante italiano Chiesa, del que dispone Pueblo Acantilado, ¡estaba buenísimas! Tanto que decidimos repetir la noche siguiente y fuimos a cenar allí con los niños. Tengo que deciros que la atención, el servicio y la comida estaban buenísimos, así que sin dudarlo os recomiendo este sitio.

Pero no solo disponéis de este restaurante, en Pueblo Acantilado tenéis además otras opciones para comer o tomar un café: restaurante El Pontet, La Taberna de Don José, la cafetería Whitte coffee, y la barbacoa les Bodegues (éste último abierto solo en verano)

Además hay un pequeño supermercado por si necesitáis comprar cualquier cosa.

Nosotros optamos por alojarnos en Pueblo Acantilado con desayuno incluido, que os recomiendo totalmente por la variedad, calidad y cantidad de opciones que tenéis en su desayuno tipo buffet.

¿Qué visitar? Planes con peques

Depende de la época del año, en Pueblo Acantilado se puede disfrutar de la piscina, los jardines con parque infantil e incluso animación en temporada alta. También tenéis SPA por si queréis daros un capricho.

Además cerquita está Benidorm que cuanta con una oferta enorme de posibilidades para planes con niños.

Nosotros decidimos ir a pasar el día a Terra Natura Benidorm y tengo que deciros que los peques disfrutaron muchísimo la experiencia de estar con contacto con animales y verlos en directo, ¡tendríais que ver su caras!

Otra opción que os recomiendo es visitar Altea, me encanta este pueblecito alicantino, aunque acceder al casco antiguo (que no os podéis perder) es a través de cuestas empedradas, ¡tenedlo en cuenta para ir lo más cómodos posibles!

Villajoyosa o «La Vila» con sus casitas de colores mirando al mar, es otro lugar precioso para pasear con los niños por su paseo marítimo, ¡os encantará!

Sin dudarlo este fin de semana lo hemos pasado fenomenal y Pueblo Acantilado es un destino precioso para escapadas con o sin niños. Si os ha gustado y queréis reservar, os dejo mi código de descuento «mibebemolon» que os da un 5% de descuento durante todo el año, ¡pero ojo! solo estará disponible hasta el 29 de abril de 2019.

Espero que este post os haya ayudado y despeje las dudas que me habéis planteado durante este fin de semana. Si además queréis verlo en directo, recordad que en el destacado de mi galería de Instagram «Viajes», tenéis todos los vídeos de nuestra escapada.

By Esther Salamanca